EN VIVO:
Radio Latidos Romántica

Post

Share this post

Mon Laferte revela que sufrió abuso sexual a los 13 años: “Todavía me da mucho pudor hablarlo”

Una dolorosa catarsis hizo la cantante Mon Laferte a través de 1940 Carmen, su séptimo álbum de estudio. En la canción “A crying diamond” (Un diamante llorando), la artista plasma en la letra el abuso sexual que sufrió a los 13 años, según contó a la sección Culto del diario chileno La Tercera, en una entrevista publicada el 8 de noviembre.

”Para mí, la música siempre ha sido mi escape, mi sanación”, manifiesta. Por ello, en la canción revive aquel traumático recuerdo. La primera estrofa relata cómo un hombre de 40 años agrede sexualmente a una niña de 13 que “usa vestidos de mal gusto y sueña con ser una cantante famosa, pero apenas tiene para comer”.

En los siguientes versos, Mon Laferte incluye un guiño a Corazones rojos de Los Prisioneros, tema revalorizado ahora como un himno feminista. “Él mató la última gota de su felicidad y se llevó toda su juventud. Y eso lo hace sentir bien. Sabe que Dios lo comprende porque Dios también es hombre”.

Mon Laferte explica por qué decidió revelar lo del abuso sexual
La cantante Mon Laferte, de 38 años, dijo que, mientras creaba su nuevo disco, llevaba a la par un tratamiento hormonal para poder quedar embarazada, algo que finalmente sucedió y que la intérprete de “Tu falta de querer” anunció a mediados de agosto a través de un post en Instagram,

”Yo estaba en hormonas fatal, llevaba ya un montón todo el tiempo. Era un shot diario de hormonas y estaba muy sensible”, manifiesta para poner en contexto.

”Este es un tema que nunca había querido tocar, que todavía me da mucho pudor, pero que lo puse en la mesa. Un abuso que sufrí en mi infancia. No me habría atrevido a abordarlo yo creo si no hubiese estado en hormonas”, reconoció.

La artista chilena explica que este estado de sensibilidad afloró su instinto maternal de protección: “Empecé a pensar mucho en eso, como en mi niña también, en mi pequeña, en este deseo ultraprotector de mi parte”. Por ello, ve a “A crying diamond” como una forma de convertir una herida en un escudo protector.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: